Ir al contenido principal

Crítica de Batman Inicia (2005)

 

Batman con murcielagos

Introducción

Nobleza obliga tengo que reconocer que es una de mis películas favoritas: Batman Begins (2005) o, como se conoce aquí en Latinoamérica, Batman Inicia.

Increíble que hayan pasado ya, en el momento en que son escritas estas líneas, 18 años de su estreno. Dicho sea de paso, no fui a verla al cine, tampoco la alquilé como un estreno en el ya desaparecido Blockbuster. El mal sabor de boca que me había dejado Batman & Robin (1997) todavía seguía de cierta manera vigente a mediados de los 2000. Recuerdo haberla visto recién unos meses antes del estreno de The Dark Knight (2008) y para estar preparado en caso de que esta última película tuviera alguna referencia a Batman Begins.

Cuando vi por primera vez Batman Inicia me pareció anodina e insulsa, muy centrada en Batman y con colores demasiado opacos en pantalla. Una experiencia muy contrastante comparada con lo que fue mi primera vez con The Dark Knight donde me vi envuelto en un torrente de emociones y una espera por la resolución de la trilogía que se hacía infinita luego del final épico con Batman huyendo en su moto.

Fue justamente en ese momento, luego de haber visto The Dark Knight, en el que empecé a sentir inquietud por la experiencia que los demás habían tenido con esa película, cuando leyendo críticas o reseñas de otras películas de Batman, viendo también otras películas de Nolan (como Memento o The Prestige) y viendo nuevamente Batman Begins pude apreciar la complejidad de la trama de esta películas. Adentrémonos entonces en ella.

División trama argumental

Batman Begins podríamos decir que se divide en dos partes claramente, contrario a lo que ocurre con las otras dos películas de la trilogía del caballero de la noche donde no hay una división tan tajante en la trama argumental. Las dos partes pueden caracterizarse de la siguiente forma:

  • La primera parte con un Bruce Wayne sin rumbo y el desarrollo sobre cómo lo encuentra y porque lo había perdido. En esta primera parte resalta esa técnica narrativa tan característica de Nolan, con sus idas y vueltas temporales y su irreverencia por el desarrollo lineal.
  • La segunda parte con un Bruce Wayne/Batman con un objetivo definido y el desarrollo sobre qué dificultades encuentra para conseguirlo. Aquí ya sin back and forward temporales y con un tono épico más marcado.

Primera parte: miedo, culpa y enojo en el joven Bruce

En la primera parte de la película hay una serie de emociones humanas que se repiten y están siempre rondando la vida de Bruce: el miedo, la culpa y el enojo.

El miedo que el pequeño Bruce tiene a lo desconocido se corporiza en los murciélagos (Padre de Bruce: “todas las criaturas sienten miedo, especialmente las espantosas“, Falcone: “este es un mundo que nunca entenderás y uno siempre teme lo que no entiende“).

Ese miedo se transforma en culpa en el pequeño Bruce cuando sus padres son asesinados a la salida del teatro. Una salida prematura que Bruce ocasionó al traer la obra el recuerdo de los murciélagos y sentir nuevamente miedo. De esta forma el miedo, la culpa y los murciélagos se vinculan indefectiblemente en el desarrollo de la psiquis del joven Bruce.

Con el tiempo, el miedo y la culpa devienen en enojo contra Chill, el asesino de sus padres. El ya joven adulto Bruce tenía pensado asesinarlo luego de la audiencia en que Chill conseguiría su libertad a cambio de testificar contra Falcone.

Pero sobre todo el miedo y la culpa de Bruce devienen en enojo contra sí mismo, se puede apreciar en el desgano con que Bruce le contesta a Alfred sobre sus estudios en Princeton, es una forma sutil de decir que no le interesa su futuro. O cuando le dice a Alfred que si de él dependiera demoleria completamente la Mansion Wayne, es una forma solapada de dar a entender que no le importa su pasado. Un hombre al que no le importa su pasado ni se preocupa por su futuro es un hombre que no se preocupa por sí mismo.

Espiral descendente del joven adulto Bruce

Al morir Chill, desaparece el objeto externo contra el que podia focalizarse el enojo de Bruce y queda solamente el enojo contra sí mismo.

Luego de su discusión con Rachel, se puede interpretar esa pequeña escena de Bruce en el muelle cuando arroja el arma al agua como si nuestro héroe en evolución hubiera pensado por un segundo quitarse su propia vida y como no tuvo el coraje para hacerlo fue a enfrentar a Falcone de manera prepotente esperando que el jefe del crimen organizado pudiera hacer el trabajo que el mismo no tuvo la valentía de hacer. Es definitivamente el momento más bajo de nuestro héroe (Rachel: “tu padre estaría avergonzado de ti“).

El encuentro con Falcone tampoco resuelve los problemas de Bruce aunque le da 2 ideas: conocer el mundo del crimen organizado y protegerse de las posibles represalias.

Pero Bruce, quien nunca pudo sobreponerse a la culpa y el miedo, simplemente vio crecer el enojo contra sí mismo durante 7 años de exilio autoimpuesto. La cárcel y las condiciones infrahumanas en que lo encuentra Ras Al Ghul pueden considerarse una flagelación que Bruce se hace a sí mismo.

Como el mismo Ras Al Ghul se lo dice, nuestro héroe definitivamente había perdido el camino (Ras Al Ghul: “sea cuales fueran tus intenciones originales, realmente has perdido el camino“).

Todavía hay esperanza

Pero todavía hay esperanza. Según el artículo1 de Roger Giner Sorolla (2001): “los sentimientos de culpa pueden provocar un comportamiento virtuoso posterior. Las personas que sienten culpa son más propensas a la moderación, a evitar la autoindulgencia y a exhibir menos prejuicios. La culpa parece inducir comportamientos repetitivos para aliviar las emociones negativas que engendra“.

Correctamente canalizados, la culpa y el enojo son poderosos elementos motivacionales que pueden servir de combustible para una cruzada contra una situación que se percibe como insostenible.

No tengo claro si Nolan y Goyer, director y escritor respectivamente de la película, heredaron este complejo desarrollo psicológico de nuestro héroe de más 50 años de cómics del encapotado o si simplemente lo sacaron de la galera pero es sencillamente genial.

Es genial ver cómo cada pieza del puzzle que es Bruce Wayne/Batman encaja para convertirlo en ese personaje con el que uno puede formar fácilmente un vínculo empático y vivenciar los motivos detrás de sus acciones.

Batman y la anomia

En otro nivel de análisis, me da la sensación que Batman representa (y lucha) por lo que podríamos llamar el correcto funcionamiento de una sociedad capitalista democratico-occidental moderna que la película emparenta con un apego formal a las leyes.

Policías cobrando coimas por proteger comercios, trabajando como músculo para mafiosos, los altos mandos de la administración pública sirviendo de herramienta al crimen organizado. La lucha de Batman es por corregir estas situaciones, y todas tienen en común salirse fuera de lo permitido por las leyes. La lucha fundamental de Batman es contra la anomia que aqueja a Gotham y por restaurar el imperio de la ley.

Por otro lado, Ras Al Ghul y La Liga De Las Sombras representan el extremismo, no buscan “corregir la situación” sino simplemente hacer desaparecer a Gotham. Explicitado varias veces por Ras Al Ghul a lo largo de la película, lo que busca es metafóricamente quemar entera a Gotham ya que ha llegado al pináculo de su decadencia.

Y esta es la función más importante de La Liga De Las Sombras, una vez que una sociedad ha llegado a este estado de putrefacción ellos ayudan en la erradicación para restaurar un supuesto estado de balance (Ras Al Ghul: “un fuego purgador es inevitable cuando el bosque crece demasiado“).

El simbolismo de Gotham

En este sentido Gotham representa al capitalismo, el estilo de vida capitalista. Se puede notar que Gotham es claramente New York en planos generales de la ciudad, New York por cierto (y para contextualizar) es la ciudad más importante de Estados Unidos y la ciudad con más PBI de nuestra sociedad capitalista occidental contemporánea.

El extremismo (Ras Al Ghul y La Liga De Las Sombras) percibe a Gotham (o al capitalismo, según nuestra interpretación son lo mismo) como una corrupción del género humano y quiere hacerlo desaparecer sin miramientos y más allá de cualquier atenuante, mientras Bruce quiere enderezar, corregir algunas cosas sin cambiar radicalmente el estilo de vida capitalista. Como decíamos más arriba, lo que busca corregir Bruce es fundamentalmente el estado de anomia generalizado reinante en Gotham.

Conclusion: cambiar un poco para no cambiar mucho

Lo interesante de estas analogías, si son correctas, es que Batman (y fundamentalmente lo que representa) se formó en el extremismo. Logro purgar su miedo en el transcurso del entrenamiento de La Liga De Las Sombras pero “los medios para combatir la injusticia” los encontró en su contacto con el extremismo.

Su rumbo finalmente es un rechazo de esta forma extrema de solución a los problemas de Gotham (los problemas del capitalismo: pobreza y su contracara, concentración de la riqueza) pero no deja de llamar la atención que Nolan parece querer decirnos que el correcto funcionamiento del capitalismo moderno se forma en el extremismo, logra colectivamente purgar su miedo y su culpa bajo la influencia o en cercanía del extremismo y frente a la alternativa de una solución extrema (la desaparición del capitalismo) elige la moderación y la continuidad, elige cambiar un poco para no cambiar mucho.

Recordemos que Bruce rechaza quitar la vida del campesino devenido asesino luego de purgar su miedo, mientras antes estaba dispuesto a tomar la vida de Chill. Es como si Nolan quisiera decirnos que el capitalismo es un sistema económico-social que logró purgar sus miedos, el extremismo le sirve para reconocer sus propios miedos colectivos y corregir sobre la marcha el rumbo para asegurar su continuidad.

Segunda parte: un Bruce enfocado

En la segunda parte de la película Bruce vuelve ya con 29 años a Gotham y tiene un objetivo muy definido. Desde el mismo momento en que sube al avión ya está planeando su camino.

Revisitando la película uno puede notar que es cierto lo que dice Rachel en un momento, eso de que Bruce realmente nunca volvió de su exilio. El Bruce que vuelve es totalmente distinto, centrado constantemente en su objetivo.

Desde lo simbólico quiere ser ese faro de esperanza para la gente de Gotham, ser un ejemplo dramático para aquellos apáticos que simplemente dejan vía libre a los corruptos y criminales mediante su inacción, desinterés o cobardía.

En lo práctico, este objetivo simbólico lo va a llevar a enfrentarse a policías corrompidos, a miembros del hampa y funcionarios corruptos, como por ejemplo The Scarecrow que es administrador del asilo de Arkham.

Los heroes y sus caminos

En este punto me llama la atención una temática común que parecen tener muchas de las películas de ciencia ficción que han tenido éxito o trascendencia en nuestra época: Matrix, El Señor De Los Anillos, Ghost In The Shell, Dark City o Star Wars para nombrar algunas.

Nuestros héroes parecen convertirse en el héroe que ellos quieren ser o en el que los demás esperan que sea recién cuando tienen un objetivo, un propósito, mientras antes estaban como perdidos, como deambulando sin rumbo o con un rumbo equivocado.

Recordemos que Neo necesito sentir la necesidad de salvar a Morfeo y estar dispuesto a dar su vida por ese objetivo para empezar a caminar el sendero del Choosen One (El Elegido). Recordemos el hastío por la existencia que parecía tener la mayor Kusanagi hasta que recibe la oferta del Puppet Master y como el objetivo de fusionarse con él la hace enfrentarse a un tanque de asalto que la supera ampliamente en armamento y capacidades. Recordemos que John Murdoch recibe su objetivo a través de la jeringa del Doctor Schreber, una infancia dedicada al entrenamiento de sus habilidades para poder derrotar a Los Extraños mientras antes simplemente deambulaba por la ciudad con la culpa de ser un posible homicida.

Los objetivos específicos varían en cada caso y la forma en que cada héroe llega a su propósito también pero en todos los casos nuestros héroes parecen potenciarse, parecen poder hacer más luego de recibirlo. En Batman Inicia sucede lo mismo con Bruce, de hecho recordemos que Batman propiamente dicho aparece solo después de que Bruce adquiere su objetivo.

Multiples Bruces

La única vez en que volvemos a ver al Bruce original en la segunda parte de la película es cuando encuentra a Rachel a la salida del hotel, luego casi siempre vemos a nuestro enfocado Bruce. Incluso podría decirse que hay tres Bruces bien diferenciados a largo de pelicula:

  • El Bruce original, aquel chico genial según Rachel, que sufrió la muerte de sus padres y se hundió en la culpa y el enojo.
  • El Bruce enfocado, que gasta su dinero y pasa su tiempo pensando cómo cambiar las situaciones de Gotham que le molestan. Este es también el Bruce que usa a Batman para las cosa que él no puede hacer como hombre de carne y hueso, un Batman que es pura furia, pura potencia, donde Bruce parece descargar en los criminales el enojo que tiene contra sí mismo.
  • El Bruce impostado, ese personaje de millonario que Bruce debe jugar ante los demás (salvo Rachel y Alfred) para no levantar sospechas sobre sus otras actividades.

Gotham con reminiscencias porteñas

Por otro lado, en esta segunda parte es muy interesante ver cómo logró Nolan en toda una serie de imágenes transmitir la sensación de una ciudad con una situación social deteriorada. Son, me imagino, los problemas de cualquier gran urbe de un país en vías de desarrollo.

Ese Gotham que nos transmite Nolan me recuerda mucho a Buenos Aires, mi ciudad natal. El detalle de los trenes vandalizados, el escaso interés de la población en el cuidado de los espacios públicos, policías cobrando por protección a locales comerciales, funcionarios públicos trabajando para el crimen organizado o sobornados para mirar hacia otro lado, asentamientos precarios donde la gente vive hacinada, niños creciendo en ambientes no saludables o con violencia cotidiana, proliferación de puestos callejeros sin higiene, extranjeros trabajando en los puestos laborales menos remunerados, policías corruptos asesinando fiscales generales (¿alguien dijo Nisman?), pocos policías honestos, etc.

La broma que le hace Gordon a su compañero es genial y espeluznantemente contemporánea para nosotros los habitantes de Buenos Aires: “en una ciudad tan corrupta, ¿con quien te voy a delatar?“. Increible como pudo haber hecho Nolan para conocer todas estas situaciones que nos resultan tan familiares a habitantes de países en vías de desarrollo.

Ultimas lineas

Habiendo visto las tres películas de la trilogía, también es de destacar que en las dos películas que siguen a Batman Begins nuestro héroe ya no busca infundir miedo en los criminales, se da a entender sobre el final de esta pelÌcula que ya lo ha conseguido porque los criminales se preguntan si realmente son ciertas las cosa que se dice sobre el. Como le sugirió Ras Al Ghul, es más que solo un hombre en la mente de su enemigo.

Para terminar, he leído también que Batman Inicia tiene más líneas de interpretación y reproduce algunos mitos clásicos. Por ejemplo no hable del tren, mucho de la historia gira alrededor del tren, todo el traje de nuestro héroe deriva del equipamiento usado para construir el tren. El tren, como es sabido, simboliza el progreso pero he destacado simplemente lo que más me llamó la atención.

  1. Guilty pleasures and grim necessities: Affective attitudes in dilemmas of self-control. Giner-Sorolla, Roger. Journal of Personality and Social Psychology, Vol 80(2), Feb 2001, 206-221 ↩︎

Mas leidos

Argentina, el peor de los mundos posibles

Introducción A la pregunta: “Argentina, ¿es un país capitalista o socialista?” en la mas estricta actualidad se puede responder con una frase contundente: “vivimos actualmente en el peor de los mundos posibles”. A las costumbres políticas foráneas les agregamos extravagancias nacionales, populares y no tan populares. ¿A qué me refiero? A la extraña mezcla de capitalismo y socialismo que tenemos en nuestro país. No tomamos lo mejor de cada sistema económico para crear una alternativa superadora sino que combinamos lo peor de cada uno para evitar cualquier superación, para prolongar un sistema económico-político que todavía admite privilegios y (casi) servidumbre como en las monarquías del antiguo régimen pero ahora respaldado con la legitimidad democrática de los modernos sistemas republicanos. Los privilegiados y sus objetivos Ante un observador extranjero que proteste por la inverosímil situación cualquier privilegiado argentino podría argumentar: “señor

Critica de Macross Plus (1994)

  Introducción Para aquellos que no conocen la franquicia Macross, es un anime nacido a principios de los 80s y que combina siempre 3 temáticas en sus historias: un triángulo amoroso, música J-pop y mechas transformables de aviones a robots. El primer contenido de la franquicia fue la serie televisiva Super Dimensional Fortress Macross emitida entre octubre de 1982 y junio de 1983. Esta primera serie fue la que popularizó los componentes típicos del universo Macross que nombramos más arriba. A principios de los 90 comenzó la producción de Macross II Lovers Again, la idea era lanzar esta nueva serie en 1993 para la conmemoración del décimo aniversario del lanzamiento de la serie original. Shoji Kawamori, creador de la serie original, y el Studio Nue, co creador junto a Kawamori, no tenían interés en ese momento en escribir secuelas así que el proyecto se llevó adelante sin ellos. El resultado fue malo, Macross II Lovers Again (1992) repite casi sin cambios el ar