Ir al contenido principal

Critica de Megazone 23 Part I (1985)

 

megazone 23 poster

Introducción

Para quienes no lo conocen, Megazone 23 Part I es un anime del género cyberpunk lanzado como OVA en 1985. Originalmente estaba concebido como una serie televisiva de 12 capítulos pero fue cambiado a un lanzamiento en formato OVA cuando los patrocinadores retiraron el apoyo financiero a mitad del proyecto. De acuerdo al director Noboru Ishiguro, el resultado es una “película recopilatoria” de los capítulos ya producidos.

De hecho el lanzamiento original de Megazone 23 Part I, carecía del subtitulo “Parte 1” en el nombre del OVA. El subtítulo fue agregado luego en re-lanzamientos posteriores una vez ya con la existencia de las partes 2 y 3 confirmadas.

Y si tomamos como cierta la adjetivación del director entendemos mejor el final de la película, que irónicamente es uno de los finales más originales que he visto en mi vida. Hablaremos más en detalle sobre el final y su significado más adelante.

Adentrémonos entonces en este fascinante anime de los 80s pero antes una nota aclaratoria.

OVA significa Original Video Animation, es un formato de animación donde la gracia es que el contenido es lanzado directamente para ser consumido en los hogares. Es un formato que se popularizó en los 80 con el auge de los VHS, Laserdisc y Betamax que podían ser reproducidos en los hogares por sus correspondientes reproductores.

Panfleto consumista e influencias seminales en el cyberpunk

Los primeros 10 minutos del OVA parecen un panfleto fílmico a favor del consumismo, la vida indolente que presenta, los personajes que pone en escena, los trabajos que tienen, los planos principales (descaradamente principales) de los productos que se consumen, las actividades recreativas que se realizan, todo encaja para alabar un estilo de vida consumista típico de un adulto joven de los años 80s.

Pasados los 10 minutos iniciales es donde empieza a ponerse todo más interesante. Nuestro protagonista Shogo Yahagi, un joven adulto aficionado a las motocicletas, se encuentra con su amigo Shinji que le muestra una moto prototipo de última generación que tomó prestada de la compañía para la que trabaja y que tiene la inscripción “Bahamut” en ella. Cuando ambos están apreciando las características de la moto son interrumpidos por hombres de traje que les exigen que devuelvan el prototipo. Ante la falta de colaboración de los jóvenes los hombres de traje empiezan a disparar matando a Shinji pero Shogo logra escapar en el prototipo llamado Garland.

Recordemos que Bahamut, en la interpretación del cosmógrafo y geógrafo persa del siglo XIII Zakariya al-Qazwini, era un monstruo marino que apuntalaba la estructura que sostenía la Tierra. Es un primer indicio de lo que vendrá después.

También empieza aquí la serie de influencias seminales de Megazone 23 en otras obras del género cyberpunk que vendrán después: los hombres de traje persiguiendo a nuestro protagonista Shogo recuerdan mucho a los agentes de The Matrix (1999) persiguiendo a Neo como a los extraños de Dark City (1998) persiguiendo a John Murdoch.

Shogo lleva el prototipo al taller de motocicletas de sus amigos. Aquí es donde Megazone 23 se torna vigente en nuestro mundo contemporáneo de 2024. Shogo relata a sus amigos lo sucedido y tanto Shogo como sus amigos tienen una inusual tendencia a confundir lo que sucede en los medios de comunicación con lo que sucede en la realidad, como si una situación se volviera real recién cuando es tratada en los medios de comunicación y como si lo que no fuera relatado en los medios de comunicación no existiera, no fuera real, o no tuviera la misma relevancia. Coco, sobre el asesinato de Shinji: “Saldrá en los periódicos de mañana o por la TV. Como una desaparicion, o un asesinato”. Shogo: “Esto aun no esta en las noticias”.

Ante la ausencia de las noticias del asesinato de su amigo Shinji en los medios de comunicacion Shogo decide llevar él mismo el prototipo a los medios para exponer todo lo sucedido. Llama por videollamada al programa de la cantante J-pop más famosa del momento Eve pero su llamada es misteriosamente levantada del aire. Al mismo tiempo es emboscado nuevamente por los hombres de traje pero logra escapar cuando la moto prototipo que maneja se convierte para su sorpresa en un robot mecha.

En paralelo a estos sucesos, Shogo conoce a Yui Takanaka, una aspirante a celebridad que trabaja en un Hard Rock Cafe de Tokio. Con Yui viven Mai Yumekano, aspirante a directora, y Tomomi Murashita, aspirante a cantante, respectivamente.

Shogo intenta ganarse el corazón de Yui. Una noche en que ve un comportamiento sospechoso de Yui la sigue con la moto Garland y termina evitando que se prostituya para obtener el papel principal en una producción.

En este punto vale resaltar que toda la trama de Shogo con Yui es lo más flojo de la película, tiene sentido si uno interpreta la película como el pasaje de Shogo de la adultez temprana a la adultez plena, pero no aporta mucho más que eso. Es un tanto irritante e infantil el romance de Shogo y Yui como muchas poses de los personajes del resto de la película. Aunque no deja de ser sorprendente cuando el romance por fin se concreta, sobre todo por lo explícitas de las escenas, explícitas para la época me refiero, recordemos que estamos en mediados de los años 80.

Bahamut, realidad y ficción

Avanzando en la trama es en este punto donde las cosas empiezan a ser muy interesantes. Mai le propone a Shogo usar la moto Garland para una filmación, ambos salen a hacer un reconocimiento de las posibles áreas de filmación cuando empiezan a ser perseguidos por la policía. Para escapar entran a un túnel y toman una desviación que les es permitida tomar solamente porque están montados en la moto Garland.

Para su sorpresa allí descubren una ciudad fantasma con una computadora gigantesca en el centro. Cuando Shogo va a investigar la ciudad fantasma es interceptado por fuerzas agresoras, en el enfrentamiento conoce y salva de la muerte a BD, el jefe de los hombres de traje que han estado intentando quitarle la moto. Y su sorpresa es mayúscula cuando descubre que en realidad no se encuentra en la Tierra sino dentro de una nave espacial viajando a través del espacio.

BD, claramente un adulto en sus 30s y el antagonista de la película, se presenta como formando parte del grupo de “los militares”. Este le cuenta a Shogo que en realidad no están en el siglo XX sino aproximadamente cinco siglos en el futuro y que una computadora monstruosa llamada Bahamut ha estado manipulando la información para hacer creer a los habitantes de Tokio que se encuentran en el siglo XX en la Tierra y no en una nave espacial. BD también le cuenta a Shogo que la moto Garland ha sido desarrollada por ellos, los militares, como una terminal de acceso remoto a la computadora principal Bahamut.

BD junto a la fracción de los militares, han logrado recientemente escapar a la simulación generada por Bahamut, quieren desactivar a la computadora para terminar con la “paz ilusoria” que genera y rearmar a la población para poder enfrentar a otra nave gigantesca, otra megazona, como la que ellos habitan y que se encuentra en un curso de intercepción acechandolos. Los militares han logrado desactivar seis de los siete niveles que tiene la computadora Bahamut. BD le ofrece a Shogo que se una a él, pero Shogo rechaza la oferta y se marcha.

Aquí seguimos con más influencias sobre el posterior género cyberpunk. La temática de la realidad ficticia colectiva es abordada también en The Matrix (1999) y en Dark City (1998), mientras que la temática de la realidad ficticia “individual” es abordada en Total Recall (1990) y Ghost in the Shell (1994). Especialmente en The Matrix la idea de una realidad ficticia generada por una computadora es muy similar, simplemente que en The Matrix las máquinas generan la simulación para que los humanos puedan ser dominados y transformados en baterías vivientes donadoras de energía. La simulación tiene un aspecto negativo ya que es usada con fines de dominación sobre la raza humana. En Megazone 23 en cambio la simulación, aunque es también generada por una computadora, tiene un aspecto positivo, evita que los humanos se lastimen entre sí.

Por otro lado, el argumento de una población viviendo una realidad ficticia viajando en una nave espacial creyendo que se encuentra en la Tierra se repite casi exactamente igual en Dark City (1998).

A Shogo le llega el comentario de que la cantante Eve faltó a su propio recital lo que le parece sospechoso. Se infiltra en el canal de televisión y para su asombro descubre que Eve es completamente virtual, descubre que no existe en realidad. Al mismo tiempo los militares siguen con su plan de armamentización. BD, quien es un mando medio en el ejército, está disgustando con el alto mando, quienes piensan solo en ellos.

Cuando los militares están muy cerca de desactivar el séptimo nivel de Bahamut, Eve le pide ayuda a Shogo para detenerlos y le cuenta lo realmente sucedido. La Tierra fue destruida a finales del siglo XX por los humanos debido a enfrentamientos armados. Como resultado la humanidad tuvo que emigrar en naves gigantescas, las llamadas megazonas, pero los enfrentamientos se reiniciaron en el espacio. Y lo mismo está a punto de suceder si los militares toman el control. Eve se presenta como el séptimo programa de Bahamut y su objetivo principal es cuidar de los humanos.

Golpe de estado y pasaje a la adultez plena

Shogo, desorientado por todas las revelaciones que ha estado recibiendo, sufre una crisis existencial y no sabe qué hacer respecto al pedido de ayuda de Eve. Concreta finalmente su romance con Yui y le confiesa todo lo que ha estado descubriendo.

Al mismo tiempo, los militares por fin logran desactivar el séptimo nivel de Bahamut y anular completamente a Eve, apenas logran hacerlo BD da un golpe de estado contra el alto mando militar, transforma al Primer Ministro en su títere, utiliza los medios de comunicación que ahora tiene a su disposición para informar de un ataque a Japon de “una nación foránea” (muy al estilo 1984 de George Orwell) y empieza a fomentar el militarismo y la sed de venganza en la población.

Aquí continua la sublectura que hacíamos antes sobre los medios de comunicación, los amigos de Shogo que antes tenían una vida indolente ahora son influenciados por los medios de comunicación y terminan dándose de alta en el ejército para combatir la agresión foránea vaga e indefinida que los medios de comunicación y BD gritan a los cuatro vientos.

Continúan también las similaridades con The Matrix. La pregunta que se plantean Megazone 23 y The Matrix es: ¿Qué es lo real? La diferencia es la respuesta que da cada película pero en ambos casos esa “realidad” es manipulable.

En el film de las hermanas Wachowski la respuesta a esa pregunta es más de carácter individualista, “hipertecnologica” por decirlo así y (como en Macross Plus) influenciada por las neurociencias. A esa pregunta Morfeo responde explícitamente: “Si estas hablando de lo que puedes sentir, lo que puedes oler, lo que puedes saborear y lo que puedes ver entonces lo real son simplemente señales eléctricas interpretadas por tu cerebro”.

En Megazone 23 la respuesta es más de carácter filosófico y colectiva. Si un personaje de Megazone 23 tuviera que responder a esa pregunta diría: “Si te refieres a lo que sucede fuera de mi vida cotidiana, a lo que sucede y no tengo forma de corroborar, entonces lo real es lo que me informan los medios de comunicación”.

Hagamos una aclaración aquí, no estamos hablando mal del film de las hermanas Wachowski ni de Dark City, lo que sucede es que todos estos filmes que nombramos aqui abrevan de los pilares fundamentales del género cyberpunk y dos de esos pilares son: fruto del adelanto tecnológico que tuvo la humanidad, por un lado, la pregunta acerca de qué significa en la actualidad ser un ser humano, y por otro lado, la pregunta de qué es la realidad, que es lo real.

Continuando con la historia, Mai es asesinada por hombres de traje enviados por BD y todas sus filmaciones sobre la moto Garland son robadas. El asesinato de Mai desencadena la furia de Shogo quien va en busca de BD con un vendaje que dice “Victoria a cualquier costo”. En paralelo los militares planifican el enfrentamiento con la megazona que los está a punto de interceptar, esta megazona prueba tener un armamento mucho más avanzado y las chances no son buenas. Nos vamos acercando al final.

La concrecion del romance entre Shogo y Yui puede interpretarse como el pasaje de Shogo de la adultez temprana a la adultez plena, sobre todo en vistas a su accionar posterior, mientras antes simplemente se escondia de los militares, luego de avanzar en su relacion con Yui y con el asesinato de Mai decide ir a enfrentarlos sin medir las consecuencias.

Tampoco debemos olvidar que BD representa la adultez plena, representa el orden, la institucionalización del conflicto y, en última instancia, el uso de la violencia como una alternativa válida para imponerse sobre el otro. En este sentido la película tiene una mirada negativa sobre la adultez y una mirada glorificante sobre la adolescencia. BD todo el tiempo justifica su accionar belicoso porque vive “en el mundo real” fuera de la paz ilusoria creada por Bahamut y trata de que Shogo “entre en razón”. En este mundo real de BD donde el otro siempre es un otro con intenciones agresivas el ataque preventivo es la mejor estrategia. BD a Shogo: “No tienes ni idea del mundo en el que vivimos”.

Shogo en este sentido representa la rebeldía adolescente que se enfrenta a las costumbres de los adultos, su campera negra con vivos rojos ya habla de él. Recordemos que el negro es el color de la bandera anarquista mientras el rojo es el color de los movimientos obreros. Shogo reivindica la convivencia pacífica en grandes grupos tan característica de la adolescencia, una convivencia que tiene como fundamento ver en el otro un igual, no un agresor.

BD por su parte también sufre una transformación a lo largo de la película, emerge como el cabecilla del golpe de estado, apenas tiene la oportunidad se pone frente a una cámara de televisión a hablar de la agresión de un país extranjero vago e indefinido.

Final pesimista y original

Shogo en su ataque de furia quiere destruir la computadora Bahamut pero cuando está a punto de lograrlo es frenado por BD. Es interesante aquí notar que Shogo no se embarca en una vendetta personal contra BD sino que quiere destruir la computadora Bahamut, que es la que permite la manipulación de la población, Shogo quiere liberar a la población de la realidad ficticia en que vive. BD por su lado quiere utilizar Bahamut para llevar a la población hacia su agenda belicosa. Shogo pierde de sobremanera el enfrentamiento contra BD, igualmente BD recuerda que Shogo le había salvado la vida y le devuelve el favor.

Un Shogo en muy mal estado es expulsado de Bahamut hacia la ciudad pero logra ponerse de pie gracias a los recuerdos de sus momentos con Yui y logra caminar por una Tokio aun ficticia, con una población siendo manipulada por una segmento alienado por las ansias de guerra, sin amigos ya que los medios de comunicación les han lavado el cerebro para enrolarse en el ejército o han sido asesinado por los hombres de traje. Pero aun así y todo, Shogo no tiene otra alternativa que levantarse y caminar.

Como vemos, el Shogo que termina la película es muy distinto al Shogo que la inicia, y hay también aquí un paralelismo entre el paso de la adultez temprana a la adultez plena, donde las personas que hay alrededor nuestro en cada etapa de la vida y sus situaciones van cambiando pero uno no tiene otra opción más que seguir adelante pase lo que pase.

Es, como vemos, un final pesimista, nuestro protagonista es derrotado, “las fuerzas del bien” vencidas. Solo recuerdo a Star Wars The Empire Strikes Back con un final similar pero incluso dicha película no tiene un final tan pesimista. Igualmente se puede encontrar cierta esperanza en la caminata final de Shogo por la ciudad, se puede decir que aun en la peor de las situaciones, aunque el mundo entero este colapsando a nuestro alrededor, no tenemos otra cosa más que hacer que ponernos de pie y caminar hacia adelante.

Llegado a este punto se puede apreciar mejor lo que decía el director de Megazone 23 como una “película recopilatoria” de los capítulos ya producidos, la trama entera del enfrentamiento de los militares con la otra megazona queda sin resolver pero le da también un toque de originalidad y pesimismo al final. Nuestro héroe ha perdido y los militaristas han ganado, se cometeran los mismos errores que llevaron a la Tierra a la destrucción. Qué fue del destino de Eve también queda en el aire, lo último que sabemos de ella es que los militares la están usando para su beneficio.

Muchas de estas preguntas se responderán en Megazone 23 Part II.

Mas leidos

Crítica de Batman Inicia (2005)

  Introducción Nobleza obliga tengo que reconocer que es una de mis películas favoritas: Batman Begins (2005) o, como se conoce aquí en Latinoamérica, Batman Inicia. Increíble que hayan pasado ya, en el momento en que son escritas estas líneas, 18 años de su estreno. Dicho sea de paso, no fui a verla al cine, tampoco la alquilé como un estreno en el ya desaparecido Blockbuster. El mal sabor de boca que me había dejado Batman & Robin (1997) todavía seguía de cierta manera vigente a mediados de los 2000. Recuerdo haberla visto recién unos meses antes del estreno de The Dark Knight (2008) y para estar preparado en caso de que esta última película tuviera alguna referencia a Batman Begins. Cuando vi por primera vez Batman Inicia me pareció anodina e insulsa, muy centrada en Batman y con colores demasiado opacos en pantalla. Una experiencia muy contrastante comparada con lo que fue mi primera vez con The Dark Knight donde me vi envuelto en un torrente de emocion

Argentina, el peor de los mundos posibles

Introducción A la pregunta: “Argentina, ¿es un país capitalista o socialista?” en la mas estricta actualidad se puede responder con una frase contundente: “vivimos actualmente en el peor de los mundos posibles”. A las costumbres políticas foráneas les agregamos extravagancias nacionales, populares y no tan populares. ¿A qué me refiero? A la extraña mezcla de capitalismo y socialismo que tenemos en nuestro país. No tomamos lo mejor de cada sistema económico para crear una alternativa superadora sino que combinamos lo peor de cada uno para evitar cualquier superación, para prolongar un sistema económico-político que todavía admite privilegios y (casi) servidumbre como en las monarquías del antiguo régimen pero ahora respaldado con la legitimidad democrática de los modernos sistemas republicanos. Los privilegiados y sus objetivos Ante un observador extranjero que proteste por la inverosímil situación cualquier privilegiado argentino podría argumentar: “señor